Seguimos en el camino a ser “Un Docente Todo Terreno” y que mejor manera que hacerlo aprendiendo cómo actuar en caso de detectar algún caso de violencia intrafamiliar.

Parece algo increíble que un niño pueda estar en riesgo justamente en el lugar que debería darle seguridad y amor, la triste realidad es que existe un elevado índice de violencia intrafamiliar y como docentes debemos estar atentos y saber cómo actuar para brindar protección inmediata a quién la padezca. José Caiza abordó este tema y aquí te dejamos el resumen de lo más relevante de su intervención.

Atención y protección frente a casos de violencia intrafamiliar

Dejemos claro que es la violencia intrafamiliar:

El Código Orgánico Integral Penal, en su art. 155 establece: “Se considera violencia toda acción que consista en maltrato, físico, psicológico o sexual ejecutado por un miembro de la familia en contra de la mujer o demás integrantes del núcleo familiar”.

Es fundamental que cualquier persona de la comunidad educativa que tenga o presuma un caso de violencia sea física, psicológica o negligencia con un niño, niña o adolescente sepa que protocolo y que utas debe seguir en el camino a la ayuda urgente a la víctima.

En primer lugar se debe denunciar en la Unidad Judicial de Contravenciones, Unidad Judicial de Violencia contra la Mujer y la Familia, Unidad Judicial Multicompetente o la Fiscalía, una vez se ha realizado el trámite es importante poner en conocimiento, con la copia de la denuncia, a la institución educativa, Dirección Distrital de Educación, Coordinación Zonal o Subsecretaría de Educación (Quito o Guayaquil) y/o planta central del Ministerio de Educación a la que pertenece el niño, niña o adolescente víctima de la agresión.

Si no está en posibilidad de acercarse a las dependencias antes mencionadas la denuncia también la puede hacer en línea a través del siguiente enlace:

https://www.fiscalia.gob.ec/denuncia-en-linea-violencia-contra-la-mujer/

Y en caso de emergencia, se debe llamar inmediatamente al ECU 911.

Una vez que se ha generado el primer paso, es el momento que el DECE o la Autoridad Educativa se comunique con el representante legal del niño, niña o adolescente siempre y cuando se haya verificado que esta no sea la persona agresora, se le deberá informar las acciones y medidas que se van a tomar desde la institución educativa y cómo se va a brindar el apoyo necesario a la víctima.

El área jurídica de la Dirección Distrital debe realizar el respectivo seguimiento del caso en las Unidades Judiciales competentes y Junta Cantonal de Protección de Derechos, para conocer los procesos judiciales y de protección del niño, niña o adolescente. La autoridad educativa institucional y profesionales del DECE deben dar seguimiento a las medidas de protección y restauración dictadas para garantizar su cumplimiento dentro de la institución educativa.

La autoridad educativa institucional deberá garantizar el cumplimiento de las medidas de protección y restitución de derechos. Es responsabilidad de toda la comunidad educativa brindar la comprensión y cooperación requeridas en cada una de las acciones emprendidas. A su vez, se deben brindar las facilidades para cumplir con tareas u otras responsabilidades propias de cada asignatura.

Atención y Protección Frente a Casos de Violencia entre Estudiantes

Si cualquier persona de la comunidad educativa tiene conocimiento de un presunto caso de:

  • Violencia física
  • Psicológica

Por parte de estudiantes hacia sus pares, tiene la obligación de hacer la denuncia ante la autoridad educativa institucional, quien a su vez pondrá el caso en conocimiento de la Dirección Distrital de Educación. Este proceso también puede ser realizado por medio del siguiente link: https://servicios.educacion.gob.ec/mogac-web/faces/paginas/formularioCiudadano.xhtml

Si en la situación de violencia entre pares, atenta o vulnera la integridad o la vida de un niño, niña o adolescente, la persona que detectó el hecho debe denunciar el caso inmediatamente a las Unidades Judiciales de la Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia.

En caso de tratarse de una falta grave, según lo establece el artículo 330 del Reglamento General de la LOEI, sobre las faltas de estudiantes, la autoridad educativa institucional, de acuerdo con los lineamientos de su respectivo Código de Convivencia y el Reglamento General de la LOEI, debe dictaminar y ejecutar internamente las correspondientes acciones educativas disciplinarias.

La autoridad educativa institucional o el personal del DECE debe informar a los representantes legales tanto de la víctima como de quien ha cometido la agresión sobre lo sucedido. En esta reunión se tiene que informar acerca de los hechos ocurridos, las acusaciones existentes, las evidencias que existen; y, en relación con ellas, de las actuaciones legales que competen al centro educativo, de los pasos a seguir en la gestión del conflicto y de qué medidas se van a tomar desde la institución educativa.

Se tiene que solicitar la colaboración conjunta y la participación de las partes en las acciones dirigidas a solucionar la problemática.

Las entrevistas a las familias deben realizarse por separado, con el fin de obtener información y analizar lo sucedido. En caso de existir personas que observaron directamente el acoso escolar, también es necesario generar un proceso de abordaje con sus representantes legales.

Reparación y Restitución frente a casos de Violencia entre Estudiantes

El equipo del DECE debe brindar acompañamiento psicosocial a niños, niñas y adolescentes víctimas y agresores y a sus familiares. Adicionalmente, debe generar espacios de reflexión dirigida a la comunidad educativa, tal como lo establece el Modelo de Funcionamiento de los DECE. Este departamento debe referir a la víctima y a quien se presume responsable de la agresión a una atención externa donde puedan recibir apoyo emocional y tratamiento psicológico sostenido.

Es una tarea conjunta que conlleva una serie de pasos y protocolos que ayudan a mitigar y a ir cortando este circulo de violencia que se ha implantado en la sociedad. Es oportuno que todos los docentes tengan el conocimiento necesario para saber cómo actuar en caso de evidencia, sospechar o presenciar un acto de cualquier tipo de violencia. Estamos atravesando un tiempo difícil y al no poder estar cerca de nuestros estudiantes es hora de estar más atentos y volvernos incondicionales para quienes nos necesitan y por cualquier circunstancia viven con su agresor.

Polietudios trabaja y vela por el cumplimiento de los derechos de niños, niñas y adolescentes, por ello hemos abordado este tema como muestra de nuestra preocupación. Es hora de estar vigilantes, no dejemos que la distancia sea un aliado para la violencia.

Capacítate, prepárate, pero sobretodo aprende a ser empático con quienes necesitan apoyo; en nuestras capacitaciones podrás obtener conocimiento teórico y práctico que te darán las herramientas necesarias para afrontar la nueva modalidad de educación. Inscríbete hoy mismo, no te quedes fuera:

Docente Digital 1: Educación en línea.

Link de inscripción: https://bit.ly/2QxmYQ6

Docente Digital 2: Creación y diseño de aulas virtuales

Link de inscripción: https://bit.ly/3aZBYhO

Docente Digital 3: Planificación curricular en entornos virtuales del aprendizaje.

Link de inscripción: https://bit.ly/2W4ieEK

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *