Todos los niños, niña y adolescentes tienen el derecho a una educación de calidad, en un entorno tranquilo, seguro, integrativo e inclusivo. Velar porque este derecho se cumpla es tarea de todos y hoy queremos aportar en esta misión con algunos datos importantes acerca del TDAH.

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos del neurodesarrollo más frecuentes de la niñez, se caracteriza por una impulsividad, actividad y atención no adecuados a la edad, les cuesta mucho adaptarse a las normas, es por esto que muchas veces se ha escuchado decir que el TDAH no existe o que es un término nuevo para nombrar a los niños malcriados, descompensados  o que tienen problemas de conducta, pero esto no es así, ya en 1902 se realizó una primera aproximación a la definición del TDAH por G. Still, quien identificó que 43 niños presentaban problema de atención y autorregulación, posteriormente en 1914, A. Tredgold argumentó que el TDAH puede ser causa de una especie de disfunción cerebral que afecta el área del comportamiento. Y como casi todo descubrimiento de forma casual Bradley en 1937 descubrió los efectos terapéuticos de las anfetaminas en los niños hiperactivos.

En el año 2006, Barkley menciona que el TDAH es uno de los motivos más frecuentes por los que los niños son remitidos al pediatra, neuropediatra o al equipo de salud mental debido a que presentan problemas de conducta. Como ven el TDAH no es una invención o un término nuevo, es un proceso largo de investigación que hoy ayuda a los profesionales a canalizar la conducta de quienes los necesitan.

Los datos o conductas que se deben considerar para valorar un TDAH son dimensionales, considerando rangos que van desde la normalidad hasta la patología, los síntomas más frecuentes son: inatención, hiperactividad, impulsividad, puede llegar a la agresividad.

Por ello es importante un diagnóstico adecuado que permita determinar la situación y el tipo de tratamiento que necesite de acuerdo a cada caso.

En caso de que en el salón de clase tengas un estudiante con TDAH, hoy te recomendamos algunos tips para apoyar su desarrollo dentro de clase:

  1. Utiliza instrucciones cortas y claras.
  2. Verifica que entendió la instrucción haciendo que la repita con sus palabras.
  3. Permítele tener a su alcance el horario de clase para que pueda estar atento a las actividades que debe realizar.
  4. Avisar con anticipación si se va a realizar alguna variación en las actividades.
  5. Es recomendable sentarlo en primera fila, cerca del profesor cuando se está en modalidad presencial, en la virtualidad se debe solicitar la ayuda del padre de familia.
  6. Utiliza refuerzos y retroalimentación positiva.
  7. Genera pausas activas que le permitan moverse y descansar.
  8. Mira con que recurso pedagógico se siente más a gusto y permítele demostrar a través de este lo que está aprendiendo.

 

Educa con amor, paciencia y sobre todo sé el docente que siempre quisiste tener en tu vida.

Aprende mucho más sobre Estrategias metodológicas para el abordaje de trastornos en la niñez y adolescencia dentro del aula, hoy a partir de las 18:00 horas junto a Verónica Jiménez.

Inscríbete ahora en el webinar gratuito: https://forms.gle/rhSWrWxet5qDMWZm6

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *