La revolución de la educación online a partir del COVID-19

 

 

En el tiempo actual es fundamental esclarecer que es totalmente erróneo adaptar una clase tradicional a lo que todos estamos acostumbrados a vernos, escucharnos y sobre todo a interactuar de forma personal a una clase online en la cual no existe la posibilidad de ejercer la influencia sobre el docente a estudiante y viceversa. El experto en Educación Cristian Celedón nos derribó un mito en el que la mayoría de personas hemos creído, que esta generación es “nativa digital” pero la realidad es que somos “nativos de redes sociales”. Seamos sinceros es un porcentaje abismal las personas que se interesan por una información en verdad útil para crecer como profesional y como ser humano a la otra cantidad de individuos que buscan solo entretenimiento superficial por medio de redes sociales.

Desde la crisis sanitaria del Coronavirus ya casi hace un mes, las “clases vía online” son en la actualidad la principal solución que se ha implementado para todas las organizaciones que se dedican a ofrecer el servicio y derecho de la educación para sustituir las clases presenciales y poder llegar a tener una meta cercana a el cronograma ya establecido antes de comenzar con el período educativo y antes de esta crisis en la que estamos viviendo como sociedad.

Cuando se habla de una educación tradicional o presencial a la cual todos estamos acostumbrados desde hace siglos no es lo mismo a una formación online millenial de hace dos décadas. La formación online trabaja bajo otras medidas y distintas características. En un curso online se debe realizar una planificación diferente tomando distintas estrategias y por ende acciones que guíen a usar las herramientas idóneas para el aprendizaje de los estudiantes ya que no se tiene la posibilidad de contar con una comunicación directa para poder transmitir el conocimiento adecuado y aunque la estrategia sea diferente se puede obtener resultados exitosos.

No podemos culpar a los docentes por no tener los suficientes conocimientos para manejar de una manera correcta las herramientas TICs y todo lo que conlleva dentro de las mismas y por ende tampoco a padres de familia ni estudiantes, es una cuestión de cultura en la que debemos auto educarnos  e ir buscando alternativas en las capacitaciones y formaciones online. Que nos quede de experiencia con todo lo que está ocurriendo en el mundo entero y cuán importante es saber manejar la tecnología, usando su hardware y software de manera positiva; la información que emitimos y que receptamos debe ser oportuna y verificada; mediante la comunicación los medios tradicionales y digitales se los puede usar de forma que  beneficien como profesionales seamos o no docentes y también como individuos en una sociedad millenial.

Referencias

Celedón, C. (09 de abril de 2020). Timeline. Obtenido de https://timeline.cl/2020/04/cristian-celedon-experto-en-educacion-una-clase-por-zoom-no-es-una-formacion-online/?fbclid=IwAR2ZFR1b7wPYSnLIEmYWC1UzlEEYYqCLFdd24yVNSla2-KIrPsgGrzVMM0Q

 

 

Lic. Lizeth Dávila                                                                                                                                                        Comunicación Corporativa                                                                                                                        Formación Continua Poliestudios

3 respuestas a “La revolución de la educación online a partir del COVID-19  ”

  • Bueis días.
    Que gran verdad. Nos hemos equivocado. La juventud de nuestros días, no son “nativos digitales” sino “nativos de redes sociales”. Ahora caigo en cuenta porque a pesar de que se sobre entendia que los chicos de hoy manejaban el computador desde muy temprana edad, no tenían las competencias digitales básicas para el trabajo en las aulas. Pero si son muy habiles en el manejo de redes sociales, que dicho sea de paso, no les sirve de mucho en clases y peor en actividades laborales. Solo para perder el tiempo.
    Pero,,,,,,,, ahora con esta nueva realidad de clases on line, deben adaptarse a un nuevo proceso educativo. Es decir, no solo los docentes debemos adaptarse, los estudiantes también. y los padres dicho sea de paso.

  • Interesante el artículo , en Latinoamérica vivimos aún la brecha digital , que aún falta llegar a los lugares más l jamos de cada pais , estamos hablando de las zonas rurales . Que poco o nada tiene de conocimiento de tecnologia .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *