La exclusión educativa y el fracaso escolar.

 

 

 

En la actualidad las relaciones entre el Estado y los sistemas educativos se han tenido que reestructurar para poder atender las problemáticas, más que todo a consecuencia de la nueva redistribución del Estado del Bienestar y los nuevos ajustes de las redes de la administración social del mismo a través de sus prestaciones y protecciones.

Los sistemas de escolarización europeos de finales de siglo XIX establecieron las escolarización elemental obligatoria y gratuita como consecuencia de los cambios producidos en la naturaleza del trabajo (formación laboral de una masa en aumento como consecuencia de la industrialización), de la consideración del papel benefactor del Estado (carácter social) que debe proporcionar los servicios sociales básicos, entre ellos la educación y de la consolidación del Estado-nación que tienen la necesidad de construir una identidad en un nuevo ciudadano al que se le ha reconocido una serie de derechos y libertades civiles y políticas (sufragio).

Dubet (2005) habla de los procesos en los que se procura establecer una correspondencia entre la estructura social y escolar, asignándole a ésta la tarea de reproducir las diferencias de clase y de formar una élite escolar a partir de la selección social, y de integración desigual, proceso posterior en el tiempo, para caracterizar el uso de los Estado – nación de los sistemas de escolarización para su consolidación mediante la construcción de una nueva conciencia social, pero que esta conciencia se vuelva algo normal y común en el diario vivir contando con el apoyo en los principios de progreso y democracia, que favorecieran la integración nacional dentro del Ecuador.

Cada sujeto nace en un lugar asignado en la sociedad, fijo e inmutable, es decir que desde su nacimiento ya tienen un destino asignado con ciertas reglas a cumplir y con un pensamiento que no sale de su zona de confort. En este punto se encuentra establecido el debate la educación de los pobres que sostiene la idea de la escolarización como medio de inculcar en las clases populares la obediencia y la disciplina.

Ahora la escuela comprensiva este parte del presupuesto de eliminar cualquier situación selectiva para el ingreso en la enseñanza secundaria, escolarizando a todo el alumnado en general si excepción de un determinado distrito o ámbito zonal en la misma escuela, con un curriculum regular y común para todos y con la capacidad de adaptarse a as necesidades educativas de los escolares.

Se trata de un sistema de escolarización el cual busca la concreción del principio de igualdad de oportunidades mediante la «igualdad de tratamiento en el proceso» para lograr la máxima cualificación de los escolares alargando al máximo su estancia en las aulas.

El fracaso escolar se explicará ahora por la falta de motivación del alumno que no ha querido o no ha sabido aprovechar los recursos que el sistema le ha ofrecido, apareciendo una nueva estrategia de exclusión que tratará de convencer al propio sujeto, por mediación de los propios profesores, de su propio fracaso, persuadiéndoles de que no poseen las características intelectuales requeridas, o que no demuestran las habilidades o competencias previamente establecidas, estrategia que, por otra parte, exime de toda responsabilidad al sistema educativo de dicho fracaso.

La exclusión social y la exclusión escolar se manifiestan como conceptos claves para el análisis puesto que se refieren a fenómenos que están estrechamente vinculados y, en determinadas ocasiones, pueden verse reforzados mutuamente. El análisis desde la perspectiva educativa adquiere relevancia si consideramos que durante el período formativo y escolar se visibilizan procesos de vulnerabilidad social e institucional de determinadas personas y/o colectivos sociales atendiendo a un conjunto amplio de factores tanto personales como socioculturales. Dicha relevancia también es visible si reflexionamos sobre las competencias y la formación que otorga el sistema educativo y que facilitan una mejor integración en un ámbito profesional, por tanto, una vinculación entre el ámbito formativo, económico y laboral, dimensiones consideradas fundamentales para la integración social de la ciudadanía.

Así pues, en y desde el contexto escolar se combinan, agudizan y retroalimentan distintos factores de riesgo, que configuran trayectorias que pueden desembocar en procesos de exclusión educativa y, con posterioridad, también social. Esta conformación de itinerarios de exclusión escolar tiene relación con otros factores estructurales, dinámicos y procesuales que desembocan en la privación de derechos esenciales de la ciudadanía entre ellos, el desarrollo del derecho a la educación.

Sin embargo, en la actualidad creemos que nadie se atreve a cuestionar que el derecho a una educación básica de calidad se ha de garantizar a todos los sujetos y que, por tanto, toda la población ha de ser incluida en el sistema educativo, considerando los imperativos constitucionales, legislativos, sociales, políticos, éticos y humanos. Porque precisamente la privación y la violación del disfrute del derecho a una educación, entre otros derechos, es un ejemplo más de situaciones donde se manifiesta una distribución desigual e injusta del acceso y disfrute de derechos elementales, que todavía son negados a los sujetos más vulnerables dentro de nuestras sociedades desarrolladas y que dificultan la cohesión social.

Referencias

Escudero Muñoz , J. (2005). FRACASO ESCOLAR, EXCLUSIÓN EDUCATIVA: ¿De qué se excluye y cómo? Profesorado, revista de currículum y formación del profesorado. Obtenido de https://www.ugr.es/~recfpro/rev91ART1.pdf

Jiménez, M., Taberner, J., & Luengo, J. (2009). EXCLUSIÓN SOCIAL Y EXCLUSIÓN EDUCATIVA COMO FRACASOS. Profesorado. Revista de Currículum y Formación Prefesorado.

 

 

Lizeth Dávila

Comunicación Corporativa                                                                                                                                      Poliestudios 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *