La pandemia ha generado esta y otras preguntas, en padres de familia, organizaciones y profesionales de la educación, creando así, un ambiente de incertidumbre que rodea en todos los hogares ecuatorianos.

Según el diario “El Comercio”, el pasado 3 de marzo, la Ministra de Educación, Monserrat Creamer, anunció oficialmente el retorno a clases presenciales en 499 planteles educativos. Aunque algunas escuelas ya habían reanudado las actividades el 2 de marzo, en vista que ya contaban con planes pilotos desde septiembre del 2020.

Así también el viceministro de Gestión Educativa del Ministerio de Educación, Andrés Chiriboga, mencionó que; de 16.000 instituciones, 449 establecimientos educativos ya tienen previa autorización para un regreso voluntario y progresivo.

Por otro lado, “El Comercio”, también hace mención sobre el proceso de vacunación a los docentes, un tema que no se abordó completamente, pues, la Ministra de Educación espera la respuesta de las autoridades pertinentes para garantizar de manera efectiva el proceso.

Este hecho ha generado diversos comentarios en los hogares ecuatorianos, aunque las autoridades han ratificado que se mantendrán las medidas de bioseguridad para el cuidado respectivo de los estudiantes.

Con esto, se abre el telón de preguntas tanto para padres de familia, docentes y en varias organizaciones, puesto que, existe una inseguridad en la población con respecto a las infraestructuras de las instituciones educativas, porque aseguran que se encuentran en dos escenarios totalmente contrarios. Por un lado, están seguros de conocer la realidad social del sector rural, y del sector urbano. A pesar de la aprobación de los pilotos de retorno a clases, aún existe ciertas falencias por resolver a nivel nacional, pues, sabemos que no se trata de un tema simple cuando hablamos de la integridad de nuestros niños y adolescentes.

“Nos llama la atención que el Ministerio no haya expuesto públicamente los protocolos de seguridad que se tienen, porque se están tratado derechos de niñas, niños y adolescentes, de sus familias y de 700 profesores que se verían expuestos innecesariamente”, dijo la Vice Defensora del Pueblo; Zaida Rovira.

Son muchos que piden que la decisión del retorno a clases quede sin efecto, por lo que se cree que Ecuador no está totalmente listo para regresar a clases debido a distintas inconsistencias en cuanto a la coordinación de las autoridades estatales.

Queda claro que, la responsabilidad sanitaria está en manos de la ciudadanía en general, no obstante, se mantiene la opinión y voz activa de quienes están encargados de la educación para defender la integridad de todos.

¿Y tú, estarías dispuesto a enviar a tus hijos a sus instituciones educativas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *