Enero es el inicio de un nuevo año lleno de retos, sabemos que es un año lleno de desafíos debido a la dura situación sanitaria a la que nos enfrentamos, el Covid—19 nos ha arrebatado mucho, familiares, amigos, trabajo, oportunidades; pero también nos ha hecho darnos cuenta que somos capaces de sacar adelante nuevos proyectos a pesar de las adversidades.

El 2020 fue un año duro para todos, el dolor, el sufrimiento y la desolación se hicieron presentes en cada persona ya que no veíamos un horizonte al cual anclar nuestros sueños. No podemos decir que está situación no nos golpeó, Formación Continua Poliestudios tuvo que enfrentar con firmeza esta dura prueba.

El teletrabajo fue la opción que adaptamos como organización con el fin de seguir adelante, buscando nuevas formas de apoyar a los docentes, estudiantes y padres de familia que se veían obligados a adaptarse a una metodología completamente nueva para la mayoría, la educación virtual.

En este contexto y gracias al arduo trabajo de un equipo comprometido con una labor social estable y responsable se logró sacar adelante la Formación Competencia Digital Docente la misma que tuvo una acogida extraordinaria, logrando graduar a 1400 docentes para que tengan todas las herramientas necesarias para afrontar los desafíos de una educación virtual. Gracias a esta formación Poliestudios obtuvo el Reconocimiento Quito Sostenible e Inclusivo 2020 en la categoría emprendimiento, en el mes de noviembre.

Durante los meses que duró el confinamiento obligatorio en Ecuador, nuestro trabajo no paró, semanalmente nuestros tutores impartieron diversos webinars enfocados en la Educación Virtual. Este proyecto académico fue pensado para apoyar al docente durante este tiempo de crisis, consta de una serie de webinars gratuitos transmitidos a través de nuestros canales oficiales tanto de Facebook como YouTube, nuestra prioridad es desarrollar en los docentes competencias adecuadas para que puedan llegar a sus estudiantes y fortalecer así un aprendizaje significativo.

Fue un año difícil, pero también fue un año de esperanza, a pesar del distanciamiento social al que nos vimos forzados, fue cuando más cerca nos sentimos unos de otros. Nuestro compromiso con los sectores más vulnerables de la sociedad es el que nos impulsa a seguir trabajando día a día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *