Cuando hablamos de inclusión educativa, hablamos de múltiples factores que debemos tener en cuenta como docentes, autoridades educativas y padres de familia dentro y fuera  de las aulas.

La legislación ecuatoriana establece el derecho de educación para todos y todas sin distinción, según el Acuerdo Ministerial Art. 25-A-2020 pero, dentro de una institución educativa hace falta mucho más que incluir un pupitre más dentro del aula de clase, una verdadera inclusión empieza con el compromiso de las y los docentes que necesitan capacitarse y especializarse en educación inclusiva, ya que los estudiantes con necesidades educativas especiales necesitan formas, estrategias y adaptaciones curriculares  diferentes para una enseñanza exitosa.

El proceso de inclusión inicia con la asignación de un cupo en la institución educativa de elección de los padres o representante legal del estudiante, tomando en cuenta la distancia domiciliaria y la facilidad de traslado. Posterior se realizará una evaluación con el Departamento para establecer el grado de adaptación curricular que necesita de acuerdo a la necesidad educativa que presenta.

Para realizar adaptaciones también se debe considerar el grado de significatividad de las mismas, es decir, el grado en el que estas afectan a los objetivos de la etapa escolar, pues tienen que hacerse de menor a mayor significatividad, tratando de afectar lo mínimo posible a los objetivos, para que, al finalizar la etapa educativa, el alumno pueda obtener el título correspondiente, logrando así que el estudiante culmine el ciclo escolar y obtenga su respectiva certificación.

Debemos tener en cuenta que todos los estudiantes tienen diferentes tipos de necesidades y por ende las estrategias utilizadas deben ser individualizadas, no podemos esperar que un mismo recurso utilizado en un estudiante funcione para los demás, aquí viene la importancia de conocer a cada uno de nuestros estudiantes, involucrarse en su entorno, mantener una comunicación activa con los padres de familia, así sabremos los gustos y las acciones que pueden ayudarnos en momentos de crisis.

Existen diversos tipos de adaptación tanto física como curricular que se deben tomar en cuenta de acuerdo a la necesidad del estudiante, así podemos enlistar las siguientes:

Estrategias ante Necesidades Educativas por Discapacidad Física 

  1. Puertas correderas de una hoja con la guía arriba: si la guía tiene que estar necesariamente abajo, puede introducirse en una grieta en el suelo, de forma que tampoco obstruya el paso de las ayudas técnicas de desplazamiento. Son fáciles de manipular, ahorran espacio y evitan golpes a las personas al abrirlas o cerrarlas
  2. Mesa de altura regulable. El alumno en silla de ruedas se sienta ante ella sin dificultad.
  3. Bandeja de madera que se acopla a la silla de ruedas: es un recurso ideal para usar en las aulas.
  4. Papeleras altas, aproximadamente a la altura del alumno en silla de ruedas.
  5. Los baños y lavamanos deben también ser adaptados para un fácil acceso.

Estrategias ante Trastornos Del Aprendizaje

  1. Utilizar material auditivo.
  2. Volver concreto el aprendizaje.
  3. Usar manipulativos.
  4. Utilizar objetos tangibles.
  5. Incorporar objetos familiares para los estudiantes (cotidianos).
  6. Hacer una evaluación diferenciada (oral si es necesario).
  7. Utilizar material visual (para enseñanza y evaluación).
  8. Motivar al estudiante a cumplir tareas pequeñas.
  9. Utilizar material visual y auditivo.
  10. Hacer que exista movimiento durante la clase.
  11. Incentivar la investigación del estudiante sobre algún tema.
  12. Utilizar material sensorial (relacionado al tacto, vista, audición, gusto, olfato, propioceptivo y vestibular).
  13. Dentro de una actividad, adaptar el trabajo al nivel del estudiante (edad de desarrollo/intelectual).
  14. Utilizar material visual como horarios.
  15. Explicar el material y la actividad visualmente.
  16. Proveer más tiempo en los casos necesarios.
  17. Evaluar el progreso del estudiante basándose en un objetivo a la vez.
  18. Utilizar la observación para evaluar el progreso del estudiante.
  19. Hacer actividades que involucren a los estudiantes como parte activa de su aprendizaje.
  20. Crear un ambiente positivo en el aula.
  21. Organizar actividades con más descansos para los estudiantes a quienes les cueste trabajar por un periodo largo.
  22. Reforzar los comportamientos y los logros de los estudiantes por medio de felicitaciones verbales, físicas u objetos tangibles.
  23. Motivar un pensamiento crítico y creativo en los estudiantes.
  24. Aceptar y valorar las diferencias de cada uno

Estrategias Generals ante Trastornos del Comportamiento

  1. Dar mayor tiempo para responder (verbalmente y por escrito).
  2. Dividir las actividades en pasos cortos.
  3. Modelar las instrucciones para una actividad.
  4. Explicar las instrucciones utilizando material visual.
  5. Proporcionar instrucciones claras.
  6. Explicar lo que se espera del estudiante de forma clara y consistente a lo largo del día.
  7. Mantener la calma frente a comportamientos inadecuados.

Estrategias ante la Discapacidad Intelectual

  1. Considerar la edad mental del estudiante al momento de planificar las actividades.
  2. Crear objetivos individuales basados en sus capacidades.
  3. Incluir al estudiante en las actividades de grupo, facilitando su participación con las modificaciones necesarias.
  4. Realizar actividades que involucren tareas de la vida diaria.
  5. Fomentar la socialización.

Existen muchas otras estrategias que cómo docente debemos conocer y aplicar, por ello la importancia de capacitarse en torno a educación inclusiva y adaptaciones curriculares. Quizá incluyendo significativamente a un estudiante en el aula no podremos cambiar el mundo, pero si podemos cambiar el mundo de ese estudiante.

Información tomada de la Guía de estrategias pedagógicas para atender necesidades educativas especiales del Ministerio de Educación del Ecuador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.