La Neuroeducación es la ciencia que se encarga del estudio del funcionamiento del cerebro durante el proceso de enseñanza-aprendizaje: es decir, analiza el desarrollo del cerebro humano y su reacción a los estímulos receptados por los sentidos, que posteriormente se transforman en conocimientos. Para que este proceso funcione de la mejor manera posible, diversos expertos han detectado que la emoción y la motivación son clave.

El cerebro humano está formado por más de 6.000 millones de neuronas que se interrelacionan, facilitando así el desarrollo de todas las actividades que realizamos, el aprendizaje es una de ellas. El cerebro desarrolla su mayor potencialidad durante los primeros años de vida de los seres humanos, es por ello la importancia de saber encausar toda esta maravilla hacia un aprendizaje exitoso. Un proceso de enseñanza aprendizaje exitoso, está vinculado a tres grandes ciencias; la Neurociencia, la Psicología y la Pedagogía, mismas que al unir sus procedimientos, y estrategias particulares forman un todo, conocido como Neuroeducación.

Imagen tomada de neuroeducacion-en-el-aula-de-la-teoria-a-la-practica

Desde este punto de vista, la Neuroeducación es una nueva mirada a la forma de enseñar, una manera más flexible, más divertida y más dinámica que permite que el estudiante evidencie en la educación una forma de participar en la vida, de enfrentar los diversos retos y desafíos diarios; es decir aprender a desarrollar habilidades para enfrentar vida misma.

La importancia de inculcar en los estudiantes la pasión y la emoción por aprender, es la base y el fundamento de una enseñanza exitosa, está comprobado científicamente que el cerebro realiza un mayor proceso de asimilación y aprendizaje cuando percibe los estímulos sensoriales del exterior de forma adecuada, el docente es quien debe enviar estos estímulos a través de dinámicas, exploraciones, juegos, videos, canciones y tantos recursos que permiten mantener la atención por más tiempo en los estudiantes.

Es importante entender que el desarrollo emocional y social de cada estudiante es distinto, y por ende su forma de aprendizaje también, la forma de enseñar debe basarse en la experiencia individual y social, brindando así una perspectiva global e integradora de todas las ciencias con las vivencias cotidianas, generando un acercamiento real a las prácticas vivenciales.

El aprendizaje será más significativo cuando la información despierte el interés, emocione al estudiante y permita un involucramiento total en las actividades, así el cerebro está motivado y asimila de mejor manera todo el conocimiento. 

Explotar la curiosidad en los estudiantes a través del juego y la integración permite un mejor desenvolvimiento escolar y social, fomenta la observación en su entorno, en la actualidad existen muchas opciones en torno a gamificación y otras actividades que te ayudan a mantener la atención del estudiante de acuerdo a su edad, por ejemplo el lapso de tiempo que se puede mantener una atención completa es:

 3 años de edad:  6 a 15 minutos

4 años de edad: 8 a 20 minutos

5 años de edad: 10 a 25 minutos 

Aprende cómo introducir de manera efectiva la Neuroeducación en el aula y diviértete enseñando.

📲 Para más información, contacta a nuestras Asesoras
095 860 8835
095 879 8582
097 934 0419
098 797 5002

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.