La pandemia es un fenómeno que afectó y que aún sigue afectando al mundo, golpeando no solo la salud física sino también la salud mental de las personas sin discriminación de género o edad. El arrebatar sin previo aviso la cotidianidad en la que se desenvolvían nuestros niños y niñas, perjudicó gravemente el desarrollo de los pequeños tanto a nivel académico como social.

Las emociones están a flor de piel y cuando no se logra canalizarlas adecuadamente es cuando las sombras de a ansiedad y la depresión asechan; algunos padres y madres de familia piensan que los niños no pueden sentir ansiedad, frustración o depresión por el hecho de ser niños y esto no es así, todos sin importar la edad podemos padecer alguno de estos trastornos que limitan el progreso familiar y social de las personas.

En esta entrega hablaremos de la ansiedad en los niños, cómo identificarla y cómo ayudar para su tratamiento.

Muchos niños tienen miedos y preocupaciones, miedo a contagiarse, o que algún miembro de su familia se contagie y esta situación los lleva de vez en cuando a sentirse tristes y desesperanzados. Sentir tristeza o miedo es normal hasta cierto punto y de acuerdo a la edad en la que se encuentra la persona. Por ejemplo, los niños pequeños a menudo sienten mucha angustia al separarse de sus padres, a pesar de saber que estarán seguros mientras están al cuidado de otra persona, y esto es normal.

Pero, cuando los niños no superan estos miedos o las preocupaciones típicas de los niños pequeños, y además esto interfiere con el correcto desarrollo de las actividades escolares, familiares o sociales, se debe buscar el  diagnóstico de un profesional que certifique que presenta un trastorno de ansiedad.

Algunos de los tipos de trastornos de ansiedad que se presentan son:

  • Sentir miedo al estar separado de los padres (ansiedad de separación).
  • Sentir un miedo extremo acerca de una situación o algo específico, como los perros, insectos o ir al doctor (fobias).
  • Sentir mucho miedo de la escuela o de otros lugares donde haya personas (ansiedad social).
  • Estar muy preocupado por el futuro y acerca de que sucedan cosas malas (ansiedad general).
  • Presentar reiterados episodios de miedo intenso, repentino e inesperado, que se producen con síntomas como palpitaciones del corazón o dificultad para respirar, o sentirse mareado, tembloroso o sudoroso (trastorno de pánico).

La ansiedad puede presentarse en forma de miedo o preocupación extrema, en el caso de los niños además podemos tomar en cuenta estas señales:

  1. Irritabilidad o enfado sin motivo aparente.
  2. Problemas para dormir
  3. Fatiga, dolor de cabeza o estómago.
  4. Cambio de comportamiento.
  5. Taquicardia y nerviosismo
  6. Sudoración excesiva
  7. Tensión muscular

Estos son solo algunos de los síntomas que puede mostrar un niño o niña que presente un cuadro de ansiedad, pero si deseas conocer a profundidad este y muchos temas más enfocados en estos trastornos en nuestra Formación Trastornos de la Niñez y Adolescencia, inscríbete ahora: https://forms.gle/hd2yn5W4fh1DwzHb9

En la segunda entrega de este maravilloso tema, hablaremos de la depresión infantil. ¡No te lo pierdas!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *