Los padres tienen una inmensa responsabilidad en sus manos cuando se trata de educar a sus hijos. Esto no se refiere solamente a una dedicación de entregar los recursos físicos o materiales para la crianza de los niños.

La responsabilidad de los padres con sus hijos, es tan importantes. A medida que experimentamos varios sabores de la vida, nos damos cuenta que nuestros padres fueron los principales actores de enseñanza y que, gracias a eso, ahora somos lo que somos.

Notamos, además, que muchos patrones de comportamientos lo adquirimos de ellos. Pero, quiero hacer un hincapié, en la afectación que un padre o una madre puede dejar en nuestras mentes. Pues, cuando vamos creciendo, nuestro aspecto físico cambia de forma, pero nuestra mente y recuerdo siguen intactos.

La salud mental es un factor importante en la educación de nuestros hijos, ella es la fortaleza psicológica que nos permite disfrutar la vida de una forma adecuada. No es un tema que deba tomar a la ligera, por lo contrario, ya se trata un factor meramente indispensable en la educación y en la salud.

Somos conscientes que vamos a cometer muchos errores en el intento de ser padres y madres ejemplares, y en muchas ocasiones tendremos que volver a intentar cada acción para dar lo mejor a nuestros hijos y demostrar que todos merecemos una segunda oportunidad.

Pero, ¿Cuándo nos convertimos en un problema para la salud mental de nuestros hijos?

Cuando olvidamos ser empáticos con nuestro próximo. Pero no vayamos tan lejos en nuestro papel como padres. Nuestros hijos son nuestros prójimos. De a poco comenzamos a realizar cada actividad en “piloto automático” y olvidamos lo que siente un niño cuando un padre se desapega emocionalmente de su hijo.

Quizá, ese sea un factor.

Otros, son la consecuencia del maltrato psicológico de sus padres, como un ciclo, donde el padre enseña al hijo que no debe reflejar sus emociones, y el hijo cuando crece, enseña a su hijo lo que su padre le enseñó.

Debemos prestar atención a lo que estamos haciendo y romper las herencias psicológicas que heredamos de nuestros padres. Sobre todo, para quienes nacimos en un hogar distinto, un hogar donde transpiramos maltrato y negatividad.

Como padres debemos analizar cada palabra que sale de nuestras bocas, pues ellas tienen el poder de eliminar sueños y propósitos.

¿Cómo perjudicamos la salud mental de los niños?

La infancia es una etapa primordial en un ser humano.

“La infancia es la etapa más importante de la vida en cuanto a asentamiento de valores y creencias se refiere. Desde el nacimiento hasta los 6 años de vida, el niño se muestra muy receptivo al conocimiento y absorbe como una esponja aprendizajes a través de la observación del entorno en el que vive”. (Cuesa, 2014)

En esta etapa, los infantes son más vulnerables en adquirir traumas que pueden perdurar durante toda su vida, modificando su manera de vivir frente a la sociedad.

Seamos padres y madres asertivos con cada palabra que digamos, y seamos sabios antes de hablar.

El poder de nuestras palabras es increíble, podemos marcar el futuro de nuestros hijos con un: ¡Tú puedes!, ¡Lo haces muy bien! !Eres muy inteligente!… forjaremos hombres y mujeres seguros de cumplir sus propósitos.

O si, eres de aquellos que recalcan sus errores diciéndoles, ¡No eres bueno en esto! ¡Eres bueno para nada!, o frases parecidas, crearás hombres y mujeres inválidos para la sociedad, puede sonar algo duro, pero esa es la realidad para muchos.

¿Qué tipo de padre o madre eres? El que incentiva o el que ataca.

Decide ser de aquellos que animan con una palabra o una frase alentadora, no es difícil, anímate.

Formación Continua Poliestudios te presenta el II Congreso Internacional de Salud Mental y Psicología donde abordaremos temas que aportarán en tu salud mental.

Aprovecha la oportunidad de DESCUENTO.

INVERSIÓN:

Público General: 10% DESCUENTO en el pago de 50$

Estudiantes: 5 %DESCUENTO en el pago de 25$

VÁLIDO hasta el 7 de mayo

Puedes inscribirte por medio de este link : https://forms.gle/mD5ap4od5sxLkUC3A
– Fecha: Jueves 27, Viernes 28, Sábado 29 y Domingo 30 de Mayo de 2021
¡TE ESPERAMOS!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *