Es un error creer que el futuro depende solamente de nuestros hijos. En el intento de educar, los soltamos de una forma cruda para que aprendan a defenderse por sí solo, así como a muchos de nosotros nos enseñaron.

Pero, es necesario recordar que nuestros tiempos fueron más llevaderos, en comparación con nuestra actualidad. Por un lado, gozábamos de una libertad increíble, donde no se explotaba la tecnología a tal punto que preferíamos salir al parque a jugar que quedarnos en casa con una computadora. Nuestros padres nos enseñaron la importancia de la responsabilidad de las tareas como hijos, las cuales debíamos realizarlas bajo normas muy rígidas. Ese fue nuestro tiempo de oro, que ahora son recuerdos que marcaron y nos formaron como personas adultas y productivas para la sociedad.

Sin embargo, al voltear a observar nuestra realidad, el escenario en que se desarrollan nuestros hijos es distinto. Nos encontramos en una época muy distinta, época inmersa en la nueva era de la tecnología. Es importante que cada padre o madre de familia se prepare y permanezca atento antes los nuevos cambios que se exponen los niños, adolescentes, jóvenes.

¿Estamos educando correctamente a nuestros hijos para la vida?

La respuesta es comprometedora, sin embargo, debemos tomar en cuenta que depende de nosotros formar un profesional digno, o un directivo, presidente o ladrón, defraudador, homicida, etc. No todo el peso cae en las manos de nuestros hijos, pues, cada actitud es el reflejo de lo que aprenden en casa.

La Ley Orgánica de Educación Intercultural (LOEI) ha pensado en este factor primordial de una sociedad, la responsabilidad de los padres en la educación de sus hijos en el artículo 13.

Te compartimos las obligaciones y responsabilidades de las madres, padres y/o los representantes de las estudiantes:

  • Cumplir con la Constitución de la República, la Ley y la reglamentación en materia educativa;
  • Garantizar que sus representados asistan regularmente a los centros educativos, durante el periodo de educación obligatoria, de conformidad con la modalidad educativa;
  • Involucrarse activamente y desde la corresponsabilidad en los procesos educativos de sus representados y atender los llamados y requerimientos de las y los profesores y autoridades de los planteles;
  • Participar en la evaluación de las y los docentes y de la gestión de los establecimientos educativos;
  • Respetar leyes, reglamentos y normas de convivencia en su relación con los establecimientos educativos;
  • Respetar leyes, reglamentos y normas de convivencia en su relación con los establecimientos educativos;
  • Propiciar un ambiente de aprendizaje adecuado en su hogar, organizando espacios dedicados a las obligaciones y responsabilidades escolares y a la recreación y esparcimiento, en el marco del uso adecuado del tiempo;
  • Participar en las actividades extracurriculares que complementen el desarrollo emocional, físico y psicosocial de sus representados y representadas;
  • Reconocer el mérito y la excelencia, académica de las y los profesores y de sus representados y representadas, sin que ello implique erogación económica;
  • Apoyar y motivar a sus representados y representadas, especialmente cuando existan dificultades en el proceso de aprendizaje, de manera constructiva y creativa;
  • Participar con el cuidado y buen uso de las instalaciones físicas de los establecimientos educativos;
  • Contribuir y participar activamente en la aplicación permanente de los derechos y garantías constitucionales;
  • Rendir cuentas de su gestión como miembros de los comités de padres y madres de familia y demás entes de participación de la comunidad educativa en los que sean elegidos;
  • Impulsar la participación de la comunidad educativa en los que sean elegidos.
  • Impulsar la participación de la comunidad educativa, de manera organizada, en los espacios que generen los establecimientos educativos de conformidad con la Constitución, la presente Ley y demás normativa aplicable; y,
  • Para el caso de las madres, padres o representantes que han optado por la educación particular o fiscomisional, pagar puntualmente los valores autorizados por concepto de pensiones y matrículas, de conformidad con el contrato de servicios educativos suscrito previo a la matrícula.

Porque los papitos son los principales responsables de la educación de sus hijos.

Fuente: LOEI 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *