La esquizofrenia es un trastorno mental grave que afecta al paciente deteriorando sus capacidades en diversos aspectos psicológicos, como: el pensamiento, la percepción, las emociones o la voluntad, este se caracteriza por una disociación de las funciones psíquicas, es un síndrome complejo que sin el tratamiento adecuado puede producir un efecto devastador en la vida de la persona afectada y de sus familiares.

En 1908, el Psiquiatra Eugen Bleurel acuñó el término esquizofrenia a la mal llamada demencia senil, que era antiguamente el nombre que se le otorgaba al síndrome caracterizado por el deterioro de las capacidades psíquicas y cognitivas de un sujeto.

En la actualidad, la esquizofrenia ya no es vista como un padecimiento intratable, cabe recalcar, que hasta el momento no se ha encontrado una cura total para este trastorno que aqueja a cierto porcentaje de la población, pero al menos se han podido establecer algunas de las causas que hacen que una persona muestre predisposición a padecerla, entre ellas están; la predisposición genética, traumatismo craneal, situaciones de mucho estrés y el uso ilícito de drogas.

Una persona que padece esquizofrenia por lo general muestra ciertos síntomas que hacen que tanto sus familiares, amigos o personas que convivan en su entorno noten un comportamiento fuera de lo normal, por ejemplo:

  • DELIRIOS: Son creencias falsas que la persona sostiene firmemente y que son irreductibles a la lógica.
  • ALUCINACIONES: Son percepciones en las que la persona escucha, ve o siente cosas que se originan en el interior de su propio cerebro y que, aunque él las vive como si fueran reales no lo son. Estas sensaciones se tienen a través de los órganos de los sentidos.
  • ALTERACIONES DEL PENSAMIENTO: El pensamiento en ocasiones se desorganiza, se pierde la capacidad de asociar ideas y éstas cambian de un tema a otro sin conexión. Cuando está pérdida es grave y el contenido es incoherente lo denominamos desorganización del pensamiento.
  • ALTERACIONES EN LA EFECTIVIDAD: El paciente puede tener dificultad para expresar lo que siente (aplanamiento o embotamiento afectivo), pueden desaparecer los sentimientos de calor y afecto hacia los demás y puede tener cierta dificultad para mostrarlos.
  • ALTERACIONES  EN LA CONDUCTA: En cuanto al comportamiento, el paciente puede abandonar su aseo personal, puede aislarse de sus familiares y amigos al perder la motivación y la energía, tener un sentimiento de vacío e incluso presentar conductas extravagantes o no adecuadas que pueden ser influenciadas por lo que le dicen sus alucinaciones y por el contenido de sus delirios.
  • ALTERACIONES EN LA COGNICIÓN: El paciente puede tener cierta dificultad para mantener la atención y para atender a varias tareas a la vez, así como puede tener algunos fallos de memoria. También puede presentar una disminución en sus capacidades para realizar algunas conductas creativas y  que en la sociedad sean aceptadas.

Por estas y muchas y otras razones el profesional que inicie el tratamiento de una persona que pudiese tener este trastorno debe tener el conocimiento y las herramientas necesarias para diagnosticar y brindar un tratamiento adecuado a su paciente, asegurando así mejorar su calidad de vida y del mismo modo la calidad de vida de quienes lo rodean.

Poliestudios trabaja por el bienestar de todos los grupos vulnerables de nuestra sociedad y por eso pone a su disposición su nueva Formación Continua en Esquizofrenia, la formación es 100% online, el profesional que participe de esta formación obtendrá una certificación avalada por la Universidad Tecnológica Indoamérica y el Centro de Formación Continua Poliestudios.

Si deseas mayor información visita nuestra página web: https://www.poliestudios.org/