En la actualidad, las sociedades del mundo entero están atravesando un proceso inevitable de cambio, tanto en lo político, económico y sobre todo social. En este contexto el ámbito educativo también está dentro de este proceso de transición y esto es algo fabuloso, estamos dejando atrás un modelo educativo que excluía a cualquier niño, niña o adolescente que no cumplía con los requerimientos y comportamientos estándar  para pertenecer a un grupo de educandos.

Conseguir una educación completamente inclusiva es un camino largo que no todos entienden, pero mientras exista un pequeño grupo que muestre interés en esta problemática podremos conservar la esperanza de ganar esta batalla. Partamos por darnos un minuto para meditar como podemos como docentes, psicólogos, trabajadores de la salud o trabajadores sociales mejorar la calidad de vida de un niño con TDAH. No es suficiente con aceptarlo en un aula de clases y otorgarle un pupitre donde coloque sus materiales que cabe resaltar, muy seguido va a perder o a olvidar…

Es importante brindar un acompañamiento efectivo para canalizar toda la energía que desbordan estos pequeños, con frecuencia pierden la concentración y empiezan a volar con su imaginación sin darse cuenta que dejaron a medias la tarea encomendada. Por eso es importante que el docente esté consiente de estos detalles para poder ayudar a encausar su trabajo. No es fácil para un paciente con TDAH convivir con sus pares, para ellos respetar su turno al momento de jugar no es importante pero no por egoísmo, sino porque no logran comprender que su comportamiento no es adecuado, debido a esto los compañeros de clase se apartan de él y lo dejan solo, aumentando el sentimiento de incomprensión y tristeza. No olvidemos que muchas de las acciones que realiza un niño con TDAH son impulsivas y sin medir el peligro que estas pueden ocasionar, un niño con TDAH no es el culpable de su comportamiento, necesita ayuda y tu puedes dársela si tienes las herramientas necesarias.

Pero el pilar fundamental que debemos fortalecer es la familia ya que es aquí donde el niño, niña o adolescente con TDAH pasa mayor tiempo y experimenta en muchos de los casos una mayor incomprensión. Los padres no siempre logran comprender estos comportamientos y piensan que la forma de criar a sus hijos no ha sido la correcta por lo que se recriminan a sí mismos todo el tiempo. Por eso el trabajo del profesional  no debe terminar en el aula, o en el consultorio se debe acompañar a los padres al igual que al niño para así fortalecer su relación y mejorar su calidad de vida familiar y social. 

En vista de este problema que atraviesa una parte de nuestra sociedad, Poliestudios abre el     II CONGRESO INTERNACIONAL EN TRASTORNOS DE LA NIÑEZ Y LA ADOLESCENCIA, en él se desarrollarán charlas y explicaciones sobre los trastornos más comunes que padecen nuestros niños:

  • TRASTORNOS DEL DESARROLLO Y SUS COMORBILIDADES
  • TRASTORNOS CONDUCTUALES Y EMOCIONALES
  • ADAPTACIONES CURRICULARES E INCLUSIÓN EDUCATIVA

Así el profesional que acuda tendrá en sus manos las herramientas necesarias para reconocer los síntomas de los diversos trastornos y podrá buscar la mejor alternativa para ayudarlo.

El congreso se desarrollará tentativamente la última semana del mes de  Octubre de 2019 en las instalaciones de la Universidad Israel, son 60 horas de capacitación, las mismas que serán avaladas mediante la certificación de Formación Continua Poliestudios y la Universidad Israel, esta es una oportunidad única, contamos con ponentes reconocidos a nivel nacional e internacional que compartirán sus conocimientos y experiencias con los asistentes a este gran evento.

Si deseas mayor información e inscribirte al Congreso ingresa al siguiente link. https://congreso.poliestudios.org