En el 2017, Catalina López Chávez y María de Lourdes Larrea Castelo publicaron en la Revista Ecuatoriana de Neurología una investigación dirigida a a conocer la situación real del autismo en el Ecuador. Dicho estudio, pionero en el campo del autismo a nivel nacional, se lo realizó con 160 niños y niñas de la costa y de la sierra, 80 diagnosticados con autismo junto con otros 80 neurotípicos. Los datos obtenidos por medio de encuestas y confirmación de casos, mostraron lo siguiente: el 26% de los niños del grupo de estudio recibió entre 1 a 5 diferentes diagnósticos previos, el 13,75% fue diagnosticado erróneamente, el 46,2% en Guayaquil y el 23,7% en Quito, gastaron más de 1000 dólares en búsqueda de ese ansiado diagnóstico. 

¿ A qué se debe este elevado indice de error en el diagnóstico del Espectro Autista?

Para iniciar con la comprensión de este grave problema es necesario conocer que según la Guía de Práctica Clínica (GPC)  el autismo se considera como un espectro de condiciones multidiversas,  las mismas que interfieren en los procesos de tipo comunicativo relacional, en el procesamiento de la información, en la capacidad sensoperceptiva, y que también se manifiestan en una marcada diferencia de la consciencia individual y social. Las personas dentro del espectro autista pueden presentar otro tipo de comorbilidades que aumentan su complejidad. Esta diversidad de condiciones y comorbilidades puede ubicar a las personas con TEA en una posición de desventaja social.

Tomando en cuenta esta apreciación podemos concluir que el índice de error al momento de diagnosticar a una persona con autismo se debe a que el paciente puede presentar otro tipo de sintomatología (comorbilidad) que hace que el profesional pueda confundir dicho trastorno con otro, es por esto la importancia de desarrollar habilidades que permitan detectar ciertos comportamientos  que serán indicadores claves en el tratamiento que se le de. Además este problema de efectividad en el diagnóstico trae consigo nuevos desafíos tanto para el paciente como para los padres, madres o personas que se encuentran a su cargo.

Los padres de familia y/o responsables que están al cuidado de un niño o adolescente con TEA no tienen la orientación ni el conocimiento adecuado sobre las acciones que deben considerar para convivir y tratar el espectro de su hijo . Este problema se debe a que por parte de los profesionales de la salud no reciben una adecuada información lo que hace más difícil el cuidado de los pacientes.

El 2016, de acuerdo a datos proporcionados por la Dirección Nacional de Discapacidades del Ministerio de salud Pública, con base en su informe técnico, se reporta la existencia de 1266 personas diagnosticadas dentro de los TEA. De estas, 254 han sido registradas con diagnóstico de autismo atípico; 792 con diagnóstico de autismo de la niñez: 205 con el síndrome de Asperger y 15 se registraron dentro del síndrome de Rett.

Estas cifras reflejan que en nuestro país existe un alto índice de personas diagnosticadas dentro de los TEA, lo que nos pone a pensar, qué se está haciendo, qué estamos haciendo los profesionales tanto en las áreas de salud como de educación para prepararnos, para aprender, para actualizar nuestro conocimiento y así poder desarrollar nuevos campos ya sean educativos o sociales para lograr que estas personas no sean discriminadas y se las incluya en instituciones educativas que cuenten con profesionales capacitados no para apartarlos del resto sino para enseñar una convivencia plena entre todos.

La solución es una preparación adecuada, y Poliestudios pone a su disposición la Formación Continua Avanzada en Atención al paciente con Autismo, serán 400 horas de formación con una metodología 100% online, cada participante podrá disponer su tiempo de la mejor manera, entendemos que en la actualidad las actividades profesionales y sociales, ocupan la mayor parte de tiempo, es por esto que nuestra plataforma está habilitada 24/7 brindando una oportunidad de conseguir éxito en cualquier hora del día.

La formación está avalada por la Universidad Indoamérica, la Organización Mundial para el Desarrollo de la Tecnología, Educación y Comunicación, la Sociedad Iberoamericana de Educación y la Secretaría Técnica del Sistema de Cualificaciones Profesionales, estos avales garantizan nuestro compromiso con la sociedad y sobre todo con nuestros estudiantes que son el motor de nuestras actividades. Esta formación va dirigida para profesionales y estudiantes con el grado psicología, educación, psicopedagogía, terapia de lenguaje, terapia ocupacional, ludoterapia, asistentes educativos, tecnólogos educativos, enfermeras , medios y personas relacionadas con la atención al paciente con autismo.

Esta es una oportunidad única, el mundo está cambiando y necesita profesionales comprometidos con una educación de calidad que garantice el bienestar de todos los niños, niñas y adolescentes. Poliestudios a la vanguardia de la educación inclusiva.

Inscríbete hoy mismo:  https://www.poliestudios.org/formaciones/psicologia/atencion-al-paciente-con-autismo/